Estas figurillas tan románticas son parte de la colección de Sefa Balaguer quien me donó estas figurillas del siglo XIX. Adornaban las tartas en Paris y España en esos años.

Esta imagen pertenece a un gran mural con más de 300 fotos en torno al juguete.